Morfología del salto (I)

La espalda de mi hermana es leche vertida sobre el lienzo.

Me vigila con un solo párpado. Desnuda, hundida. Parece un animal eterno, casi dormido.

La espalda de mi hermana gemela hermana texto hermana siamesa  palpita en el rojo.

Un buen diagnóstico era importante. Por eso, hace un año le engraparon no sé qué músculos dorsales y la herida quedó abierta varios meses. Yo entonces no la conocía (y, por improbable que parezca, tampoco había tenido noticia de la palabra lumbalgia).

Fue ella quien me lo contó: la mano derecha le acunaba la sien y el peso de toda la estructura descansaba sobre el tríceps también derecho.

Yo tenía la misma posición que tengo ahora.

Esa noche salté como un gato esteta sobre su cuerpo licuado y lamí lamí lamí hasta la última gota los poros abiertos el calostro tibio.


					
Anuncios
Etiquetado

Otros deportistas opinaron

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: