Morfología del salto (II)

Mi amigo se quebró las piernas al volar desde una rama de árbol que era todo el cielo.

Ese día no recibió el mismo tratamiento que los pájaros.

Entonces, creo, éramos niños.

La mitad del tiempo de ahora (el tiempo adulto) creo también que esa tarde funesta él no había inventado aún la diferencia entre las telas o las literaturas; tampoco se interesaba por términos como rubio helado ni hablaba latín, y la caoba era un comedor que rayábamos con grafito. Los dos teníamos pelos negros y lisos en las piernas y él me parecía guapo cuando tomaba la sopa de pasta y si jugaba con el perro y me prestaba su espada de He-Man.

La otra mitad del tiempo le digo que no chingue, que siempre fue bien puto bien puto, mucho antes de nacer. A él le da risa.

Su mamá dio un grito cuando vio al niño volador tirado y roto como una muñeca de hueso ensangrentada.

Yo me quedé suspendida sobre el jardín, contemplándolos, con las rodillas todavía nuevas.

Anuncios
Etiquetado

Un pensamiento en “Morfología del salto (II)

  1. eso es buno ymalo a la que no se te olvide a.t.m. la mejor o.k

Otros deportistas opinaron

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: